Un informe USDA con pocas novedades

El cierre de los precios de Chicago del jueves, fue con subas para los cereales, mientras que la soja sufrió caídas en las cotizaciones de aquellos contratos de vencimiento más corto. Este jueves el USDA divulgó su informe mensual de oferta y demanda, interna y mundial, el que trajo alguna sorpresa, limitada al maíz.

En Wall Street, los temores de una inflación empezaron a disiparse pese a nuevas evidencias acerca de aumento de costos en el índice de precios al consumo, el que subió la friolera de 5% frente a un año atrás. Subieron el índice Dow Jones, el S&P500 tocó su máximo histórico. El crudo y sus derivados también aumentaron mientras que el índice del dólar tuvo una leve caída.

Subió el maíz, alrededor de 1% en todos los vencimientos, gracias a un impulso de compras técnicas derivado del nivel históricamente bajo de stocks, informado por el USDA.

Para la zafra disponible (2020/21) los inventarios finales informados por el USDA fueron de 31,93 millones de toneladas (vs 28,12 MM tons en mayo) mientras que, para la zafra nueva, también los redujo: en este caso desde 38,28 MM tons (mayo) a 34,47 MM tons (USDA junio).

Esta sorpresa, se suma a los pronósticos de clima seco y caluroso para los próximos días en vastas áreas del cinturón maicero estadounidense.

Cayó el precio de la soja en los vencimientos más cercanos, correspondientes a la zafra disponible, mientras que subió en aquellos de la nueva zafra (noviembre). De esta forma, continúa la reducción en la diferencia de precios, entre posiciones de vencimiento corto y largo, a pesar de lo que se mantiene el mercado invertido, con precios menores cuanto más lejano el vencimiento.

Los inventarios finales fueron corregidos al alza por el USDA, incluso más de lo esperado por el mercado. Los de la zafra disponible subieron de 3,27 MM tons (en mayo) a 3,67 MM tons (en junio) mientras que los de la zafra nueva se ubicaron en 4,22 MM tons. Se trata de niveles de existencias, de todas formas, históricamente bajos. Actualmente se está hilando fino, con señales y expectativas que podrían dar lugar para otro tipo de movimientos en los precios, pero son los fondos los que – como siempre – tienen la última palabra.

El trigo subió, incluso pese a fundamentos actualizados por el USDA para EEUU que podrían haber hecho que los precios cayeran. El informe de mayo para el cereal de invierno trajo mayor producción, mayor consumo, exportaciones sin cambios y existencias finales levemente inferiores frente al informe de mayo. El cálculo de existencias finales para la zafra nueva, cayó muy levemente.

Noticias relacionadas